De las cartas cerradas y otras incoherencias.

Los siempres desgastados Las preguntas acaban haciendo un mal efecto, un especial atado en la congoja esa que aparece casi como el síntoma de alguna enfermedad avizorada. Por eso no contesto. Hago silencio y quedo en la pregunta, como para mí mismo, solamente, porque yo solamente conozco esas respuestas que a mí solo me importan… Leer más De las cartas cerradas y otras incoherencias.

Aivan

El magro campamento va desapareciendo entre sus propios y terrosos humos y se ve desde aquí como el viento se apodera de él, en un frente de guerra sin imágenes. También, en cierto modo, me siento parte de ese furioso viento demacrado que devora —como un espíritu ancestral y hambriento— las cosas de los hombres.… Leer más Aivan