Etiqueta: Caínicas

Fortezza

—¿Qué eres si no una fortaleza de cristal?.. Eres una fortaleza de cristal sobrevolada por un pájaro ¿Cuál es tu pájaro? Tu fortaleza de cristal es sobrevolada por tu pájaro de piedra ¿Cuántos años hace ya que ha extraviado el nido? Entonces vuela y vuela y vuela y vuela. Es un pájaro de piedra que…

Lejos de la luz

— Ya comienza a resultar incómodo sacar de nuevo todo eso a la luz. Concordarás conmigo en que empieza a parecerse a una molestia. — La luz le queda lejos a mis interrogantes. A mí me queda lejos la luz.  — Claro, lo tuyo es vocación por el hollín. — El hollín es sucio, deja…

Porisma

A veces nos ponemos melancólicos como cartas. Permanecemos en silencio largos ratos de pánico en que nos olvidamos de vivir como si jamás hubiéramos vivido. Nos acomodamos a la estupefacción de todo lo insólito y permitimos que esa cosa incomprensible nos envuelva el aliento, la respiración rítmica, la mirada que vaga, las manos en suspenso.…

Los grandes gatos

Zayda tiene una piel prolija, de aceituna violenta, hecha de pulpas maduras que han oscurecido bajo la precisión del calor.Es delgada, como desglasada. El pelo undoso le nimba el gesto altivo y es negro y grueso como una corona de raíces tortuosas que relumbran. Zayda, en los labios, lleva una blasfemia. La teniente es una…

Desde fuera

Según Radio Tanzania, soy tal como él me recuerda: “Un hombre en el que lo único que no ha enflaquecido es la voluntad. Parecería que de Somalia a hoy lo hubieran disecado a tormentas”. Da la orden de corte y sonríe. —A tormentos, no a tormentas.– lo corrijo. —Tú déjame y te haré famoso, coronel.…

Edición limitada

La lluvia arrecia como una mano que no cesa el castigo y bajo ella nos tornamos lustrosos animales amarronados que batallan con la luz. Largos jabalíes rabiosos, que gruñen vagamente, molestos con el mundo y perdidos a los lugares calmos. Todo es un rebuzno agotador de idas y vueltas imprecisas, como el revoloteo de una…