De las cartas cerradas y otras incoherencias (toma de los 18/02)

Distancia corta
Yo esperaba tu muerte en el fondo profundo del sollozo, pero no creí en ella. Me preparé infinidad de días, como un sacerdote que extravió a su dios y sin embargo, al oficiar la ceremonia, debe infundir a otros una fe que no tiene, una convicción que ya ha dejado de asistirle el temblor y se resigna a lo inexorable de la derrota.

Diez años después, aún me mantengo herido y tumefacto y ese vértigo de perder el eje de la vida, aumenta conforme aparecen otros hitos en el ya incomprensible holograma de tu mapa.

A veces estoy calmado, resignado, austero, con un dolor incólume que nunca me ha dejado y que duerme todas las noches abrazado a mí, en el lado desnudo del amor.

Los demás te hicieron una misa, de esas misas a las que nunca voy y de las que siempre digo: “pero era musulmán, no le hagan misas”. Yo no voy porque soy ese sacerdote sin dios del que te hablaba. Ese que sigue madurando en su no fe y ya ni siquiera remienda los harapos de amor que le cubren el alma donde, cada tanto, se te ocurre asestar un buen uppercut desde quien sabe qué invisibilidad. Siempre te gustaron los golpes de distancia corta y vos sabés que a mí me es imposible tomar distancia de vos. 

Siempre te extraño. Ya no tiene remedio. Nunca tuvo remedio.

Navegación de entradas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: