Los pájaros golpeados

El Escriba tiene en los músculos esa impaciencia de todo animal joven que necesita probarse en la entereza.

No puede dormir adentro del silencio de la enorme sabana,  así que anda, siguiendo un rastro que se le pierde a ratos y que su compañero recupera, supone El Escriba que por olfato y tacto, mas que por ver con esos ojos zarcos que parecen ser ciegos.

Camina en el afuera de su oscuridad propia, en otra oscuridad en que cada segundo es importante, vital, tan necesario que no puede dejarse a la deriva.

Hace muy pocos días que estrena el “capitán” que nadie dice en un grupo sin rangos y no lo asume aún. Piensa en su abuelo mientras anda y anda, trotando de costado en las estrellas que caen en su mundo paradójico.

Todo en El Escriba es una paradoja sin remedio de la que se hace cargo.

Piensa en Von para olvidar las llagas que tantas horas de andar le van abriendo encima de las otras, pero es parte del juego de ser él, luchar contra el dolor ácido y firme que le envuelve los pies bajo las medias.

Kimbu, su compañero, es un joven descalzo. Un animal febril,  ágil y bruno, que salta y habla mucho, como un niño que desea que le cuenten cuentos.

Mokèlé-mbèmbé insistió en que lo llevara, porque nadie conoce el camino de esos hombres mejor que ese muchacho con el que ahora El Escriba comparte tierra y noche.

Es una voz en cierto modo afónica y quejuna, que insiste en explicarle las tragedias y le cuenta –otra vez– como empezó a morir la gente de las aldeas de la línea de agua.

Von demoró en entender qué sucedía porque en esos lugares suceden muchas cosas, todas terribles, y todas pueden ser producto del desastre o producto del mal. Así que Von demoró en comprender la magnitud del caos que enfrentaba.

En su mente de hombre bueno no cabían hipótesis horrendas aún cuando también las barajaba entre las otras que enfrenta todo médico de crisis, dentro de la lógica horrorosa.

Cuando alzó al fin la voz, no lo escucharon. Fue entonces que gritó –había dicho Mokèlé-mbèmbé y ahora repetía el compañero de los ojos zarcos que guiaba al Escriba– y fue al gobierno y a la justicia y como nadie lo escuchaba, cruzó líneas y de ser por Von, hasta Dios mismo hubieran llegado sus reclamos.

El Escriba desvía los ojos y mira al muchacho que continúa hablando como quien cuenta cuentos.

Llegó tan alto con sus gritos y con sus cartas y con sus documentos y con sus reclamaciones, que ese hombre delgaducho y pálido, de gafas tan gruesas que impedían distinguir el color de sus ojos y que andaba de guardapolvo blanco por su pequeño mundo de personas sin sanidad ni pan, se transformó en un hombre peligroso. Así, tan aparentemente anodino y médico en la nada como Von era, también era un hombre sin temores y un investigador reconocido, cuyos trabajos sobre enfermedades en el África se publicaban en sitios prestigiosos y eran atendidos por la OMS.

—El que viene al África, sabe que en cualquier momento puede morir. No es un lugar seguro este lugar– había dicho Mokèlé-mbèmbé, antes de despedirse del Escriba y de su acompañante–. Los que quieren volar, son apedreados. Procura no ser el próximo en la lista que Von encabeza, debido a “este asunto”, Licaón.

El Escriba camina como un pájaro que va dibujando la noche con su sangre.

Sabe que llega tarde a los pasos de Von.

Sabe que los que se llevaron a Von, también llevan ventaja.

Sabe que solamente debe hacer contacto y mandar a Kimbu de regreso con las coordenadas, para que alguien venga por los dos, si acaso siguen vivos para entonces.

En la oscuridad, El Escriba es un perro que corre tras un olor perdido y que por momentos quisiera tener alas.

(De: Fotografía de Von)

Navegación de entradas

  4 comentarios para “Los pájaros golpeados

  1. febrero 1, 2013 en 22:33

    Gavrí, hace un rato que terminé el fragmento de tu novela y sigo mirando la pantalla, sin saber como arrancar. No sé si entendí bien lo que pasa. ¿Licaón es el Escriba y Kimbu es el muchacho que lo acompaña? A Von, el médico, lo agarraron y el Escriba va a buscarlo.Es intenso, como todo lo tuyo, pero acá percibo lazos humanos que rescatan.Me encantó la imagen del Escriba que camina como un pájaro que va dibujando la noche con su sangre. Un texto que me conmovió, como todo lo que vengo leyendo de vos.Abrazo

    Me gusta

  2. febrero 2, 2013 en 00:15

    El otro fragmento está en Territorio de Ares. Partes, digamos. Si. Mokèlé-mbèmbé es otro protagonista, amigo tanto del médico como del Licaón y es quien avisa lo que pasó con Von a la Embajada. Es un gran amigo. Un hombre bueno. Mókelé-mbèmbé quiere decir \”el que detiene los ríos\”. Es un apodo que le pusieron, en honor a un bicho de la mitología bantú que es una especie de dinosaurio que habita en las profundidades del río Congo.Kimbu es un muchacho de la aldea de Mbèmbé. Un baqueano, digamos.Hay varias partes desperdigadas de esta novela, porque es una novela compleja, que tiene muchos planos y muchas anécdotas. Yo generalmente escribo varios libros adentro de un solo libro y que se van entrelazando entre sí, tal como es la vida.Todâ

    Me gusta

  3. febrero 6, 2013 en 17:40

    \”El Escriba camina como un pájaro que va dibujando la noche con su sangre.\”Es así como me siento ahora.

    Me gusta

  4. febrero 15, 2013 en 21:12

    Bueno, iafâ. A veces otros escriben cosas que nos identifican con nuestras propias sensaciones ¿no? Es la capacidad de sentir lo que puede dar vida en el lector al texto de un autor. La sensibilidad de ese lector es la llave del destino del cuento.Todâ

    Me gusta

Responder a Mirella S. Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: