Staff de planta

Revisión de rutina
—Los nombres importan poco. Lo que importa es el ser que por un momento ocupa ese nombre.

Desparramó sobre la mesa los doce pasaportes y la mujer le preguntó:

—¿De verdad habla todos esos idiomas?

Él recogió los pasaportes y los guardó. Podría haber dicho que sí, pero solamente usó sus ojos. Sus ojos, que siempre eran los mismos.

Face off es eso. No te traiciona el idioma. Te traiciona la voz de la mirada, pensó, mirando a la mujer.

—Los nombres importan poco– repitió después, cansadamente– La vibración del ser… eso que late…Eso es lo imposible de sobornar. No importa el nombre. El nombre es un momento. El ser es siempre. Aún dentro del papel que uno se asigne, estará ese destello de uno mismo.

El calor agobiaba las paredes del caserón y se extendía como una voz promiscua por pasillos y sobacos sudados y por paciencias sórdidas que se enojaban las unas con las otras, emulando animales sacados de la calle y retenidos sin importar la especie, adentro de una jaula de zoo, pestilente y estrecha.

—Podrían arreglar el aire acondicionado central. El tufo a nosotros mismos no nos permite respirar.– dijo él, en voz tan baja que mientras lo decía pensó que su voz era una gota, otra gota de su propio sudor, y la garganta resbalaba en ella.

—¿Usted habla todos esos idiomas?– insistió la mujer y se echó aire con unas fojas de sobre el escritorio.

Abanicó su voz preguntadora y él la observó callado, caluroso y estático como un lagarto cuya presencia entre las rocas delata solo un conato de respiración.

—¿Cuántos hombres mató?

—No importa la cantidad. Importa que lo sepa hacer. Como no importan los nombres. Nadie quiere un nombre que lo identifique más allá del que elige para ser identificado. Yo casi no sé como me llamo. Tengo que pensar como me llamo cuando alguien me pregunta. En general, doy mi último seudónimo. No los alias, el seudónimo ¿entiende la diferencia?

La mujer lo observó.

—Uno le pone el nombre que quiere a los fantasmas.– le dijo él, mientras ella desaparecía por la puerta.

La habitación retuvo dentro de sí al calor untado con un alias de silencio.


(De: Del trabajo de a-gente y otras leyendas urbanas)


  7 comentarios para “Staff de planta

  1.  
    septiembre 23, 2012 en 00:21

    No, Gabriel, vos te quedaste por aquí: sin ganas pero te quedaste. Pero no te calles nada, porque así vas escupiendo la puta muerte.Carajo… cómo me gustaría escribir así.Abrazo tucumano.P.D.¿Me das un curso express sobre cómo comprar tus libros online? Entro en la página y ni el carrito puedo encontrar. Tengo rectangulito plástico pero nacional, nomás. Espero sus indicaciones, compañero.

    Me gusta

  2. septiembre 23, 2012 en 20:34

    Gracias, Oscar. Te mandé un mail. Y no, no ando por el planeta. Es un asunto de buró, por acá nomás, entre vecinos.Otra vez, gracias por todo. Abrazo cordobés.

    Me gusta

  3. Lea
    septiembre 26, 2012 en 07:20

    Very profound and full of emotions at the same time. Nice post 🙂

    Me gusta

  4. septiembre 26, 2012 en 21:44

    Thanks, Lea. Welcome to my personal diary.

    Me gusta

  5. diciembre 31, 2012 en 18:42

    Interesante el tema de los nombres, el mio me resulta extraño, como ajeno. Cuestion de psicologia quizas. Un Abrazo y buen año.

    Me gusta

  6. diciembre 31, 2012 en 19:23

    Yo al final me quedé con el de mi abuelo. Creo que con este me voy a quedar hasta que la muerte nos separe.Un abrazo, Mati. Jag sameaj

    Me gusta

  7. septiembre 27, 2013 en 02:08

    porque es vox populi que yo a-cojo bien al personal que tiene talento para lo que a mí me gusta que se tenga talento./mejor lo tomo cómo chiste!!!grrrrrr Akhenazi!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: