Qué haremos con tu nombre

(y ahora sin él) Qué haremos con tu nombre, Ernesto, si no una nueva bandera hecha con patrias que no se desmoronan ni las asaltan reyezuelos tristes que se llaman Daniel. . Con tu nombre, veintiocho veces blanco, y veintiocho mil veces encendido como un sol que preside a todas las resurrecciones. ¿Quién puede apagar…